17 oct. 2010

Buena-mala suerte

Algunos lloran, otros ríen sin saber porque. -Menudo susto nos hemos llevado- dice  quien por fin consigue hablar. El autobús donde viajaban había pegado un volantazo y después de interminables minutos y bandazos de un lado a otro de la carretera el conductor se hizo con el vehiculo y consiguió pararlo sin volcarlo.  Los pasajeros se empezaban  a recuperar del susto y a felicitarse por su buena suerte, cuando un pitido les hizo mirar por las ventanas. Apenas les dio tiempo a gritar otra vez….el cercanías se acercaba a gran velocidad.


Ana Rosa 17/10/2010