19 jul. 2010

El recreo.

¡Imbéciles! les gritaba a  esos matones de recreo que me habían quitado el bocadillo, mientras corría tras ellos. De pronto uno se volvió y me agarró por los hombros mientras su compinche se agachaba detrás mío para que al empujarme el otro, me hiciera caer al suelo. Pero sin saber como, mire de reojo y le pise un mano al que tenía detrás a la vez que me dejaba caer tirando del que tenia delante haciéndolo volar por encima mío. Me levante corriendo y los mire desafiante, se acabaron los mini dictadores. El recreo por fin volvía a ser nuestro.

Ana Rosa 10/04/2010


Inocente engaño.

Por cierto, ¿hoy es domingo? Me volvía a preguntar Don Miguel mientras lo aseaba, le volví a contestar que viernes. Llevaba dos años trabajando en aquella residencia y un año que Don Miguel dejó de recibir visitas familiares. Desde hacia dos meses trabajaba un turno doble por semana, para tener libre los domingos. El sábado salía de la residencia como Elena y el domingo entraba como Ana María, una sobrina que Don Miguel hacía años que no veía, y con la que yo tenía cierto parecido. Con mi engaño solo pretendía hacer feliz a un anciano encantador. Su sonrisa bien valía los maliciosos rumores.

Ana Rosa 10/04/2010


Ciego.



¡Acelera! le grité al taxista con ansiedad. ¡Cómo pude estar tan ciego! Ella, mi maravillosa esposa que hizo tantos sacrificios para que yo me dedicara a mi sueño de ser escritor, me dejaba. Ahora que soy un escritor renombrado, me dejé deslumbrar por las fiestas, las entrevistas, no quise saber nada de alejarme de aquel hipnótico mundo. Olvidé nuestros sueños de comprarnos una casa en el campo cuando yo creara un best-seller. Llegué justo a tiempo para ver como despegaba el avión, y solo pude murmurar para mí-que no te necesito….si contigo se me va el alma-.

Ana Rosa 12/02/2010


Una nueva vida.

Aquí vinimos a descansar, así que dame el móvil y el portátil, Javier. Sabes el susto que le diste a mama cuando te dio el colapso por tanto stress. Disfruta de esta maravillosa isla y olvídate del trabajo-me dijo Pedro. Claudiqué  pensando que en una semana volvería a mis negocios. Entonces llamaron a la puerta, y me encontré con los más hermosos ojos avellana que había visto en mi vida, era la empleada de planta que venia a cambiar las toallas. Han pasado tres meses y aun sigo aquí, disfrutando de la vida junto a los más hermosos ojos avellana.

Ana Rosa  7/02/2010


18 jul. 2010

Sorpresas te da la vida.

-Además me voy a chivar a mis padres- me gritaba aquel repelente niño. Ese recuerdo asomo por sorpresa de mi infancia cuando vi a mi siguiente entrevistado. Aquel odioso niño que  exploto mi globo y al que yo empuje enfadado, les contó a sus padres que yo le había pegado sin mediar provocación y mis padres decidieron castigarme, porque aquel caprichoso querubín era el hijo del jefe de papa. Y ahora estaba sentado frente a mí, para una entrevista de trabajo de la empresa de la que soy director. Le sonreía mientras canturreaba para mi… sorpresas te da la vida…

Ana Rosa 25/01/2010


6 jul. 2010

Su mejor creación.

-Lamentaran el error del año pasado- se decía a si mismo Pablo mientras tecleaba en su ordenador. Llevaba meses aprendiendo lo necesario para llevar a cabo su plan. Una sonrisa inquietante bailaba en sus labios y un brillo maléfico se reflejaba en su mirada. En la soledad de su habitación dio un grito de satisfacción:- por fin he acabado mi mejor creación, esta si será la ganadora-. No volverían a dejarlo con la miel en los labios dejándole solo como segundón. Cuando el programa de radio abriera su correo, el virus se comería a los otros aspirantes. Nadie le deja en segundo plano a él.

Ana Rosa 25/01/2010



El loco.



Para que no se enteren de que me he marchado, coloco una almohada bajo las sabanas y el oso de peluche de mi sobrino a modo de cabeza. Hace días que lo venia planeando y por fin soy libre. Tiro las pastillas que hábilmente fui escondiendo, mientras corro colina arriba. Cuando llego a la cima ya estoy desnudo, me coloco a cuatro patas y aúllo a mi amada que hoy esta pletórica. Le susurro con tristeza -todos piensan que estoy loco-. Ella me acaricia suavemente con sus manos de plata y me contesta sonriente -locos ellos por no ver un amor tan puro y verdadero como el nuestro.

Ana Rosa 3/12/2009




Dueña de mi destino.

Mientras recogía mi destino del frío suelo, mi cuerpo se  llenaba de una rabia alimentada por años de gritos, golpes y humillaciones. Agarro con fuerza el cuchillo y camino con determinación hacia el salón, donde él dormita relajadamente después de dejarme inconsciente con la última paliza. Lo miro con el ojo que no esta hinchado. Inundada de ira,  aprieto con fuerza el mango del cuchillo, mirando su pecho donde deseo clavárselo. Entonces una voz a mi espalda me grita:-no lo hagas mami, no le dejes que nos separe- Él abre los ojos, y por primera vez…… siente miedo.

Ana Rosa 30/12/2009